¿Es correcta la elección del macho para el cruce?. Por Werner Ebe

 
 
 

 
 
     
   ¿De qué manera puede el encargado de la Comisión de Cría a la mejora de la Raza?
   

La ciencia genética moderna nos asegura hoy en día que la Raza Pastor Alemán, la cual comenzó a fines del siglo pasado con perros de pastoreo desconocidos que fueron siendo seleccionados, se convirtió en una extraordinaria y eficiente raza de perros de utilidad debido a su crianza consanguínea y a la reflexiva y exigente selección del único camino genético correcto para la obtención de líneas de sangre consolidadas.

Sólo así pudo ser fijado el estándar de la raza: sobre un perro con capacidad de rendimiento, sin ninguna exageración y que corresponda a las características de la raza. En base a conocimientos confiables de la teoría de crianza de perros de raza, el camino seguido condujo y conduce hacia un tronco hereditariamente sólido hasta cierto punto, que sólo se obtendría a través de la crianza consanguínea con una rigurosa selección de salud (inmunidad), carácter y características positivas deseadas para una estructura de utilidad.

     
Con conocimiento de esta gran responsabilidad, la cría del Pastor Alemán ha sido programada de tal manera que nuestro perro, como perro de utilidad, deberá con los requisitos naturales físicos y psíquicos.

Pero también debemos saber que el grado de transmisión hereditaria para la construcción anatómica (fenotipo) asciende a alrededor de 60% hasta 65%, mientras que el grado de heredabilidad del carácter y del comportamiento se encuentra entre el 15% y el 20%.

Sabemos entonces que las influencias ambientales cobran un significado tanto para la crianza como también para el adiestramiento. Pero este grado de heradabilidad es aún alto, para la selección prometedoramente exitosa asociada con una rigurosa selección basada en las características exigidas por el estándar.

Sólo así es posible mantener la cría de la raza Pastor Alemán sana y con una eficiente utilidad.

Pero siempre debemos preocuparnos por si la exigida y practicada selección del temple, coraje y maleabilidad debieran ser antepuestas y por lo tanto ser fundamentalmente exigidas, a las expresiones exclusivas de la construcción anatómica.

De estas indicaciones genéticas se obtiene como resultado: la necesidad de una selección rigurosa en cada generación, así como el conocimiento de da las cualidades de las generaciones anteriores si queremos asegurar la desaparición de defectos a través de la crianza consanguínea, es decir, reconocer las características recesivas emergentes, aquí todavía visibles, para excluir totalmente, en caso necesario, a estos animales de la cría.

Hoy en día debemos dar un valor especial a un carácter libre y natural con un buen espíritu de lucha, pero también a la tan necesaria obediencia de nuestros perros, ya que estos deben estar por encima de toda crítica del público y de la gente.

Le compete a la selección el fundamento y recomendación sobre las cualidades anatómicas y las referidas al carácter equilibrado, así como los fundamentos genéticos de cada Pastor Alemán individualmente. La selección proporcionará también información sobre el cumplimiento del estándar de nuestro perro, en donde se pueden hacer observaciones oportunas a las desviaciones de la crianza.

Criadores concienzudos han reconocido desde hace largo tiempo el valor de nuestras selecciones como un sobresaliente medio de dirigir la cría y se esfuerzan por tomar en consideración las necesarias mejoras en nuestra cría, como por ejemplo, el factor tamaño, pero también mejoras en el tren anterior y en la grupa, cuando se refiere a la elección del macho para cruza.

Desde hace años se ha hablado de los defectos en tren anterior y en la grupa y se ha buscado llevar a través de la selecciones recomendadas como también a través de incentivos de cría consanguínea, a un tren anterior intachable y a una grupa de buen largo y colocación.

Desafortunadamente todavía, hay criadores que realizan apareamientos sin tener en consideración los criterios "húmero/grupa". A través del estudio del Libro de Selecciones se puede una y otra vez comprobar que las parejas, ambas partes, que han sido combinadas, muestran en su informe de selección, defectos de húmero y grupa y estos muchas veces también en las generaciones anteriores.

Frecuentemente se corroboran estas imperfecciones incluso a través de consanguinidades (3-4) ó (3-3). Se evitan los portadores con defectos no deseados en cruces posteriores para así poder crear, luego de muchas generaciones de cría consanguínea, un tronco sólido que continúe las características deseadas.

Es también necesario elegir una pareja que en cada parte posea la mayor cantidad de características deseadas y la menor cantidad de características indeseadas ("húmero/grupa").

Sólo así una pareja es apropiada para la cría consanguínea. Pero si la pareja finalmente elegida presenta demasiadas malas cualidades y los defectos genotípicos han sido cimentados en varias generaciones anteriores, sólo podrán ser eliminadas estas malas características con mucho trabajo y esto tomará largo tiempo. Tales animales, una vez reconocidos no deberá, no ser utilizados en la cría. También podemos comprobar que a través de la cría consanguínea así establecida se disminuirá las características recesivas negativas (ningún futuro uso de la cría consanguínea) y se puede alcanzar un adecuado aumento de las buenas características a través de la cría futura con animales de buen húmero y similar grupa.

En principio se debe decir que el criador, que por determinado motivo realiza la cría consanguínea, debe saber que pueden aparecer en los descendientes todos los defectos existentes, hasta ahora ocultos, en las líneas de sangre de las generaciones anteriores (tanto paterna como materna). Aquí se encuentra el gran peligro de este tipo de cría... cuando se realiza una deficiente selección de los reproductores, pues así se pueden fijar los defectos, de la misma manera como los atributos y características deseadas.
A través del conocimiento de la Genética, así como de la elección rigurosa en cada generación (como también del conocimiento de las características de las generaciones anteriores), podemos asegurar la desaparición de los defectos a través de una selección inflexible y de la crianza consanguínea dirigida.

La cría consanguínea sólo puede ser exitosa cuando en cada generación se realiza esta selección rigurosa y no se permite, despreocupadamente, para la cría animales dotados de características indeseables. En interés de nuestra raza el Juez debe proceder con mano dura en la Selecciones, Exposiciones y Exámenes de Trabajo aunque la mayoría de las veces le duela al principiante; pues los llamados "Viejos Zorros" en su mayoría eliminan ellos mismos estos animales de la reproducción.
     
   !Criar es pensar en futuras generaciones!

Una ayuda de mucho valor para los criadores es el estudio de los Libros de Selección, así como de las Generaciones Antiguas, los Resultados del Bundessiegerzuchtschau y de los Reportes que se hacen en este evento de los Grupos de Cría y sus Reproductores; que de hecho se hacen en este valor entendido. Sólo quien busque efectuar con seriedad la formación de la pareja mediante el conocimiento exacto de las características estructurales y de carácter de los progenitores podrá mejorar su crianza. Y es aquí donde deseo retomar el cuestionamiento del inicio:

¿Qué puede hacer el Comisionado de Crianza para la mejorar la calidad de los perros en su ámbito de trabajo?

Un Comisionado de crianza responsable y perseverante, debe perfeccionarse, ampliar sus conocimientos en la teoría y en la práctica permanentemente. Debe buscar, en las Exposiciones, el diálogo con criadores experimentados y pedir consejos a los Maestros de Cría. Debe conocer el libro de selecciones al dedillo, y estar al corriente de las ventajas y desventajas de cada una de las distintas líneas de sangra de los perros que se utilizan en su ámbito de trabajo y en otros países. Debe estar dispuesto a ampliar sus conocimientos permanentemente para que a través de estos y su capacidad este en condiciones de imponerse en las discusiones que se den en su asociación ... y para poder aconsejar razonablemente a los aficionados interesados en la cría. El éxito en el progreso de cada criador ... debe servirle de estímulo¡

     
    Werner Ebe
Revista SV 6/97