El cuello / La escápula & El húmero / La excesiva angulación posterior

 
 
 

 
 
 

 

 

Por Gabriele Pettinaroli
de Isola dei Baroni
Italia

 

 
A) Importancia de la forma y longitud del cuello del Pastor Alemán
B) Relación de la longitud de la escápula y el húmero
C) La excesiva angulación del posterior
 

A) Importancia de la forma y longitud del cuello del Pastor Aleman
     

Mientras los principios cinotécnicos, legados a las reglas de la física son inmutables, las deducciones que los estudiosos hacen de ella basadas en nuevos análisis y una mayor atención pueden cambiar en el tiempo, creando nuevas interpretaciones acerca una raza.

En el Pastor Alemán, la experiencia renovada por una meticulosa observación de una gran cantidad de sujetos en las exposiciones más importantes me permite afirmar que una elegante salida del cuello contribuye positivamente, también en una raza de trabajo, agregando Funcionalidad y Distinción.

Un cuello corto, al contrario, limita la movilidad de la escápula creando un movimiento de paso corto, negando esa distinción siempre relacionada a una raza como el Pastor Alemán, la cual en su concepto biológico es, siempre, construcción medio forme.

Un cuello corto y grueso es típico en las razasbrachimorfe”, del aspecto de potencia que a ellas corresponde, con una expresión limitada del anterior, adapta al característico movimiento y funcionalidad de ellas.

Solaro, importante estudioso italiano, explica como el cuello del trotador es más corto porque su andar esta compuesto de pasos que no tienen el despliegue del galopador.

Comentando el trote del Braco Italiano, afirma como la particular anatomía del dorso favorece el porte erecto de la cabeza, permitiéndole una búsqueda del selvático lenta y atenta, una construcción que en el Braco Italiano es ideal para su función.

La selección del Pastor Alemán, trotador por excelencia, necesita de un movimiento dinámico, amplio, al ras del terreno y resistente. Esto es posible en su perfección solo si el bilanciamento cefálico correctamente construido es presente.

Los principios de la “cinoagnosticadeclaran que la longitud del cuello debe ser igual a 4/10 de la altura del perro, y porque tal medida comprende como principio referente también la variante de la longitud de la cabeza, sigue que la longitud de la cabeza debe ser igual a aquella del cuello.

En el aspecto específico, por ejemplo en las genealogías estudiadas respecto a la correcta construcción del cuello en el Pastor Alemán, la longitud ideal desciende del cepo de Canto v.d. Wienerau, mientras la mejor inclinación ( 45° referidos a la horizontal ) de Quanto v.d. Wienerau. Se han visto muchos sujetos provenientes de Mutz v.d. Pelztierfarm con cuello relativamente corto y el paso y la distinción eran características por ello.

Afirmo que una línea superior del cuello suavemente arqueada, que inicia en la zona occipital y delicadamente se diluye  evita el llamadocuello de ganso” ( defecto ).

Un cuello “seco”, sin “giogaia” y fuerte, completa la imagen ideal para una raza de trabajo con el Pastor Alemán, dinámico y al mismo tiempo bello y distinguido.

En la actualidad, encuentro exagerado las proporciones de cabezas y sus consecuentes desarrollos musculares y óseos del cuello en algunos sujetos provenientes de Ursus v. Batu.

Urus v. Batu

Varias desproporciones de longitud de cuello y formas han sido individualizadas también en otras genealogías.

Recuerdo hace algunos años, durante una Monográfica en Baviera, el Pastor Alemán presentado en la Clase Joven Yago v. Wildsteiger Land ( que tiempo después fue Auslese ) juzgaba Erwin Wieser y bajo la incredulidad de los presentes lo coloca en la octava ubicación.
Recuerdo entonces, cual había sido mi pensamiento, antes de comenzar la exposición había evidenciado esta falta de YAGO, convencido de mi evaluación técnica diferente a la de su criador, Martin Göbl, y de varios expertos que no le habían dado la justa importancia.

Después de este episodio, he sido testimonio de un cambio en la evaluación de la mayor parte de los expertos, creo que actualmente viene analizado correctamente esta parte importante del perro, más atentamente su forma, dirección, longitud y vigorosidad y su dependencia directa con el movimiento.

Después de YAGO, proveniente por línea materna de MUTZ, ha sido trasferido a su hijo más celebre el Sieger Ulk v. Arlett continuando con su hijo Sieger Rikkor v. Bad-Boll.

Juzgando en Italia y en otras partes del mundo, he tenido ocasión de apreciar sujetos con optimo movimiento y clase y todos eran dotados de un cuello de buena longitud y correctamente colocado. Es, sin duda, una virtud para tener siempre en consideración por parte de todos los jueces.

De otra manera sería bastante fácil que el Pastor Alemán pierda la clase, la distinción y su movimiento característico.

       
 

B) Relación de la longitud de la escápula y el húmero
     

Deseo agregar algunas observaciones acerca la angulación del anterior, haciendo una breve estadística de algunos ejemplares fallecidos, habiendo medido directamente sus huesos.

Que la longitud del húmero sea igual a la longitud de la escápula puede ser más que nada una tradición científica proveniente quizás del Bóxer, el Rottweiler y el Schnauzer Gigante, mientras en el Pastor Alemán, midiendo atentamente 6 sujetos en 5 el húmero era de promedio 2 centímetros más largo que la escápula.

Solo en una hembra, y no de buena calidad, el húmero era igual a la escápula.

Por este motivo, es mejor dar una justa atención cuando un juez evalúa las medidas ideales de estos huesos, tratando de no hacerse influenciar por preconceptos de poca utilidad.

     
 

C) La excesiva angulación posterior
     

No considero este problema de poco interés, desearía que hubiera una mayor atención por parte de los criadores a “la excesiva angulación del posterior en el Pastor Alemán”.

Sobretodo por la cepa proveniente de Canto v.d. Wienerau este defecto ha provocado una mayor longitud de la tibia respecto al fémur, mientras en sujetos con movimiento ideal, con fuerza y empuje constante y eficaz la longitud es idéntica.

Cuando la tibia es más larga que el fémur el perro evidencia garrones débiles con poca transmisión de energía durante el movimiento y  en posición natural nunca se colocan con un correcto apoyo al terreno (perfectamente perpendiculares).

Los problemas creados por este defecto son conocidos por todosmenor resistencia, menor potencia en el salto y sobretodo mayor cansancio.

En fin, las leyes de la física aplicadas al perro no pueden ser más claras ni rotundas, en este caso “mayor energía utilizada para el menor esfuerzo…”

Debo aclarar  que este análisis es posible hacerlo con un sujeto ya adulto, pues de cachorro y de joven los huesos no se desarrollan completamente en armonía y es normal que las proporciones no sean siempre constantes.

       
 
 Gabriele Pettinaroli
  Isola dei Baroni