Entrevista a Reinhardt Meyer, Comisario de Cría de la SV

 
 
 

 
 
 

 

 

Por WUSV aktuell
 

 

 
“Hacemos una crítica constructiva de nuestra actuación y de nuestro comportamiento sin perjudicar a nadie“

En diciembre de 2006, la Asamblea Federal eligió a Reinhardt Meyer como nuevo Comisario de Cría. Tras sus primeros 100 días hábiles, ya ha presentado en diferentes ocasiones sus ideas y conceptos.  Entre sus objetivos, R. Meyer quiere fomentar la formación cinológica, así como el trabajo en equipo en todas las áreas, tender puentes y consolidar el servicio de prestaciones para los socios. Para poder dedicarse por completo a los complejos desafíos de su puesto, el nuevo Comisario de Cría declaró que, mientras esté en el cargo, dejará a un lado su criadero de “vom Bergmannshof”, no exhibirá ningún perro, ni mantendrá ningún semental ni tampoco dejará que nadie lo haga por él.

“Todas estas restricciones me otorgan independencia y me liberan de estrecheces temporales" declaró R. Meyer ante WUSV aktuell. "Tenemos que seguir desarrollando caminos y conceptos comunes”, prosiguió Meyer, “que dejen claro que en Alemania somos los especialistas en cría y adiestramiento y que en nuestro Club disponemos de un gran conocimiento y de sobrada experiencia".


WUSV aktuell:
Sr. Meyer, enhorabuena por su elección como Comisario de Cría. ¿Cómo han transcurrido los primeros días...?

Reinhardt Meyer:
Muchas gracias. Si me lo permite, me gustaría agradecer a todos aquellos que me apoyaron durante la preparación para el 9 de diciembre.  Mi más sincero agradecimiento para los delegados federales que se decidieron por mí en la votación, demostrándome así su confianza.  Apenas habían pasado las elecciones y me sobrevino un ritmo rutinario. He hecho muchas promesas, que cumpliré con el apoyo de los comités y de los socios en general.

WUSV aktuell:
¿…y su agenda para el año 2007?

Reinhardt Meyer:
Mi agenda ya era bastante apretada, pero ahora se le ha sumado una gran cantidad de compromisos  que han cubierto los huecos que quedaban vacíos. Ahora está al completo, dispongo de poco tiempo libre, pero espero con ilusión enfrentarme a mi nuevo desafío.

WUSV aktuell:
Usted pretende ser el comisario de cría para todos los criadores de la asociación ¿Qué quiere decir con eso?

Reinhardt Meyer:
Hoy por hoy, cuando nuestros socios pregunten de qué grupo de criadores se encargan los comités, l’appase les responderá de forma general: El comisario y el comité de cría son responsables de los criadores del grupo de deporte de exposición y el comisario de instrucción junto con el comité de instrucción son responsables de los criadores del grupo de deporte de perros de protección. 
 
Somos el mayor club de cría de perros de raza del mundo y el comisario de cría de esta asociación ha de ocuparse de los intereses de todos los criadores, sin importar qué grupos de interés de cría pertenecen a esta asociación.

WUSV aktuell:
¿Qué es lo que quiere ofrecerles a los criadores de perros de trabajo?

Reinhardt Meyer:
En el pasado hemos desaprovechado la oportunidad de sacar conclusiones, tanto de los acontecimientos principales de trabajo como del Campeonato Nacional de Trabajo, y de ponerlas al alcance de todos los criadores. Si el Campeonato Nacional de Crianza es un acontecimiento en el que la atención se centra principalmente en el aspecto exterior, el Campeonato Nacional de Trabajo nos da la oportunidad de juzgar las áreas mentales.
 
Estoy convencido de que para muchos criadores sería útil poder consultar, por ejemplo, qué características se almacenan en las distintas líneas de sangre o en los distintos herederos. En nuestro club contamos con expertos que disponen de los conocimientos y de la experiencia necesarios para efectuar dichas apreciaciones. No obstante, se debe tratar de cómo debe ser finalmente esa evaluación al final y cómo detallada y, para ello, es necesaria la colaboración del comité de crianza y del de instrucción. 
 
En lo sucesivo, le haremos ver a los criadores de perros de trabajo que no nos referimos sólo a los perros de exposición cuando hablamos del aspecto exterior. Tenemos que difundir ampliamente la idea de que hay una serie de características anatómicas que, en un perro de trabajo, son imprescindibles para mantener su rendimiento durante muchos años. Por citar un ejemplo: hay muchos socios que creen que una cruz marcada sólo es importante en los perros de exposición para conseguir una línea superior bonita. Sólo sobre el significado de la cruz en un perro de trabajo se podría hablar amplia y detenidamente, igual que sobre una espalda recta y corta y sobre la corrección de la frente.  Con tales informes o publicaciones conseguiremos sensibilizar a los socios criadores de perros de trabajo sobre estos temas, lo que mejorará el aspecto y, con éste, el rendimiento físico de los perros de trabajo sometidos a pruebas de protección y agilidad.
 
WUSV aktuell:
Usted pretende darle un nuevo impulso al trabajo del comité de cría.  ¿Qué ideas tiene al respecto?

Reinhardt Meyer:
Es indiscutible que, en el sistema imperante en nuestro club, por el que cada grupo federal tiene su comisario de cría en el comité, se garantiza con total seguridad que, en las cuestiones importantes de cría, cada grupo tenga su representante y que, en el caso de que se tengan que tomar decisiones, se pueda disponer de suficiente información. 
 
Sin embargo, un gremio con 19 personas y 6 miembros de la presidencia a menudo no consigue los resultados deseados en un trabajo técnico determinado. Por ello, es necesario dividir el comité de cría en grupos de trabajo más pequeños que estén en posición de tratar a fondo temas técnicos urgentes con un objetivo. Estos grupos más pequeños también tendrían que ser consultados por los miembros del comité de administración, así como por los de instrucción para poder tratar con detalle los temas de las distintas especialidades. Estos grupos de trabajo podrían comunicarse entre ellos por Internet y también tendrían la posibilidad, en caso de que fuese necesario, de reunirse cada año en reiteradas ocasiones, porque entonces no se excederían en los gastos. Después, los resultados se podrían votar en la Junta anual del comité de cría.
 
Con este sistema se podría profundizar en los temas técnicos que estuviesen pendientes, enfocándolos desde todas las perspectivas y, al final, se llegaría a unos resultados que los comités y la Asamblea federal podrían aceptar en gran medida sin más discusión.

WUSV aktuell:
En el próximo Campeonato Nacional de Crianza en Braunschweig, usted juzgará a los machos en la categoría de perros de trabajo, ¿Habrá novedades para los expositores? ¿Dónde piensa fijar los puntos principales?

Reinhardt Meyer:
El Campeonato Nacional de Crianza es, junto con el Campeonato Nacional de Trabajo, el escaparate donde se exhibe el estado actual de nuestra raza. En él se inspiran los criadores nacionales e internacionales para sus crías posteriores y es donde pueden comprobar si sus propias ideas acerca de la cría corresponden con el estándar de la raza. En definitiva, este acontecimiento es un instrumento efectivo para marcar las directrices de la cría. Los jueces en funciones de las distintas categorías tienen aquí el deber de prestar especial atención a las características de la constitución de los perros, según las premisas actuales del comité de cría, para después reflejar estos conocimientos en el dictamen y en la clasificación, de modo que se pueda conseguir una mejoría en estas áreas.
 
Esto se aplica especialmente para los jueces de la categoría de los perros de trabajo y, dentro de ésta, en mayor medida, para el juez de la categoría de machos de trabajo, puesto que en ésta se hallan los sementales más frecuentes con los que se determina el aspecto de la raza al utilizarlos en la crianza. A la vez que se fomentan determinadas características, conforme al estándar de la raza, hay que poner fin a una posible sobretipificación.
 
Toda asociación de cría de perros de raza corre constantemente el peligro de caer en esta sobretipificación y es una cuestión que no debería ser subestimada por los responsables de cría. Las causas de este problema pueden ser de muchos tipos, p. ej. por no haber prestado la debida atención al desarrollo de una característica determinada, con lo que tampoco se reconocen los riesgos de este desarrollo, nadie se considera responsable de él ni se asume dicha responsabilidad, como ocurre en aumento del tamaño de nuestra raza.  Otro ejemplo son las posibles solicitudes desde el extranjero, en las que posiblemente los aspectos financieros no hayan quedado totalmente al margen.
 
Estoy pensando en el aumento del tamaño de la cabeza de nuestra raza. Aquí el problema reside en que, genéticamente, tenemos que vérnoslas con una “mutación pleiotrópica”, es decir, que actúan genes que influyen en varios rasgos. En el ejemplo de la “cabeza grande” se debe observar que cuanto más grande se haga ésta, puede aumentar también los belfos hasta llegar a formarse bolsas. Si no se pone fin a esto, puede conllevar a que los globos oculares se hundan, que se pueda ver la coroides inferior, se originen arrugas marcadas en la frente y que, a causa de esto, el perro tenga un aspecto aletargado.  Un ejemplo más serían los casos de articulaciones tibiotarsianas laxas, especialmente junto a unos cuartos traseros extremamente angulosos, como se puede observar frecuentemente en Sudamérica y en Asia. En Alemania se consiguió erradicar hace unos años, pero ahora se han podido observar nuevos brotes. Las articulaciones tibiotarsianas laxas son una minusvalía en el perro, por ello hay que deshacerse de estos brotes. El pasado nos ha mostrado que cuando tales sobretipificaciones repercuten negativamente en los puestos de la clasificiación, los criadores las asumen como un aviso e inmediatamente se tiene en cuenta en la planificación de los emparejamientos futuros.  Este acontecimiento es un acto tradicional de nuestro club y, en el fondo, está muy estudiado.
 
Tenemos la gran suerte de contar entre nuestras filas con socios altamente motivados, que año tras año garantizan que el gran acontecimiento transcurra sin la menor dificultad, colaborando con una oficina central cuyo funcionamiento es impecable.  No obstante, considero que se podría hacer más por los verdaderos protagonistas principales de este campeonato. Y no me refiero a los perros y a sus guías, quiénes lo tienen relativamente fácil, sino a las personas que preparan a los perros para este acto. Son los mismos que los guían hasta el trabajo de protección y los mismos que después en la competición los motivan desde fuera: son los socios que en mayor medida contribuyen a decidir la estética de una categoría y los que también son confinados y vigilados en la parte delantera del estadio y los que realizan el “trabajo sucio”. Lo sé por propia experiencia. En este punto, el comité de cría, de acuerdo con la dirección del acontecimiento, intentará introducir más facilidades.

 

WUSV aktuell:
Tres “preguntas clave” para el comisario de cría.  Punto clave 1: ¿Qué ocurre con el tamaño de nuestros perros?

Reinhardt Meyer:
Desde hace muchos años nos hemos cuestionado y hemos tomado medidas sobre el tema del tamaño, pero el resultado no ha sido satisfactorio.  Recientemente se dio el caso de que el comisario de cría se dirigió por escrito a los jueces de cría para que en el campeonato se localizase al perro más grande y se lo situase en los puestos más bajos de la clasificación. Algunos colegas no se atuvieron a esta estipulación y no trataron este problema del tamaño grande con la seriedad necesaria.
 
Por ello, no hemos avanzado en absoluto. No obstante, el comité de cría no se ablandará y encontrará la forma de garantizar un trabajo en común del cuerpo de jueces. Asimismo, aquí, como ya se ha mencionado en otras ocasiones, los jueces del Campeonato Nacional de Cría han de ser vistos como un órgano de referencia para la cría al clasificar una tendencia determinada.

WUSV aktuell:
Punto clave 2: ¿Y con el reglamento de la prueba de selección de crianza?

Reinhardt Meyer:
El nuevo reglamento de la prueba de selección de crianza no ha hallado la mayoría necesaria en la Asamblea federal. Personalmente, opino que el reglamento actual debería modificarse en algunos puntos.  En la evaluación final, las áreas anatómicas y mentales de los perros deberían ser descritas con más detalle y de manera más informativa.

La gradación de las categorías de la prueba de selección debería suprimirse, puesto que no es lógico que un perro con una valoración en la cría „buena„, pero con una disposición para el trabajo extraordinaria quede clasificado en una categoría inferior a la de un perro de constitución media y una disposición para el trabajo entre satisfactoria y buena. Ambos tienen el mismo valor en nuestra raza de perros de trabajo. La diferencia reside en el uso o en el tipo de deporte en el que se deba emplear el perro en cuestión.

WUSV aktuell:
Punto clave 3: ¿Y la valoración de la cría?

Reinhardt Meyer:
Desde hace años valoramos la cría en relación a la displasia de cadera (HD). Desafortunadamente, tenemos que reconocer que esta forma de evaluación no nos reporta ningún resultado y, progresivamente, se ha convertido en una opinión que también comparten especialistas en genética reconocidos. Sobre esta cuestión el comité de cría, junto con expertos de la oficina central, buscará y encontrará métodos alternativos que sean más prometedores.

WUSV aktuell:
Usted ha anunciado que activará los servicios para los comisarios de cría y los socios. ¿Cuáles son sus planes?

Reinhardt Meyer:
Tengo en mente algunas situaciones que, por fuerza, se han de regular.  Por ejemplo, los temas científicos: ya sea en forma de exposiciones orales o publicados en nuestro periódico de la SV, se han de transmitir a un nivel comprensible para todos nuestros socios. Desde hace muchos años mantenemos una deshonestidad tolerada y casi me atrevería a decir que no cumplimos con el deber legal de asistencia que nuestros funcionarios tienen como base. A lo que con esto me refiero es a los aplazamientos del día de apareamiento conocidos por todos. Esta mala costumbre les crea cargo de conciencia a los criadores, comisarios de cría regionales y tatuadores. En este punto, el comité de cría, en colaboración con la oficina central y con los cuidadores de sementales, encontrará una regulación para la cría que proporcione la protección necesaria a todos los interesados.

Al año llevamos a cabo unos 150 campeonatos de grupos locales. El 45 % tienen un número de expositores inferior a 50 perros y el 68% inferior a 60 perros. Son áreas que se presentan problemáticas para los grupos locales que toman parte. Entre otras, hay dos causas esenciales para este escaso número de figurantes: la primera es que continuamente se celebran numerosos campeonatos en un mismo fin de semana; la segunda, que los campeonatos de un mismo fin de semana no están lo bastante separados geográficamente. A este respecto, la oficina central se informará de si existen más motivos que haya que tomar en cuenta para garantizar una mejor coordinación de los campeonatos locales.  Hemos de seguir reflexionando acerca de cómo podemos reducir el aumento de los costes para nuestros socios en el ámbito de la cría y del deporte. Creo que, por ejemplo, podría ser posible que concertásemos con los veterinarios que tenemos contratados un precio conjunto para los procesos de análisis de ADN, electrodiálisis y displasia de cadera o para que los socios de la SV recibiesen un descuento general.  Tampoco me puedo considerar satisfecho con el hecho de que los expositores del Campeonato Nacional de Crianza que desean recoger a su perro tengan que guardar una larga cola ante el puesto del veterinario del campeonato, de un modo humillante y perdiéndose todo el acontecimiento, para comprar un “certificado médico“ por 50,00 €.  En este momento no tengo extenderme acerca de cómo valorar dicho certificado.

 

WUSV aktuell:
En todas partes se discute acerca del tema del „desarrollo de las características de los perros de trabajo“. ¿Qué camino pretende seguirusted?
Reinhardt Meyer:
Ya lo había apuntado al responder a la pregunta clave acerca del reglamento de la prueba de selección de crianza, pero aquí me extenderé un poco más. En el área del desarrollo de las características de los perros de trabajo considero que daremos un paso importante en la dirección adecuada, si les proporcionamos a los criadores más información acerca de las áreas mentales. De este modo, tendrían la posibilidad de reconocer en el momento de planear los emparejamientos cuál sería la pareja más adecuada para la hembra en cuestión, con la que se podrían introducir mejoras en las propiedades de los perros de trabajo y consolidar las características positivas ya existentes en las crías o asegurar en gran medida que no habrá ningún tipo de rechazo. Personalmente, mis reflexiones parten de la base de que el informe o el libro de la prueba de selección de crianza debería servir de fundamento para planificar los emparejamientos. Así ocurre en gran medida en lo referente a los rasgos físicos. En el ámbito de las propiedades mentales de nuestros perros hay aún, a mi parecer, agujeros que tapar. Por ejemplo, estoy pensando en la prueba de TSB. Aquí hay un margen relativamente grande de discrecionalidad para el juez que, por ejemplo, le puede conducir a emitir en su juicio final el predicado „TSB pronunciado6„. No obstante, el espectador del informe de la prueba de selección no puede saber a qué sección, dentro del margen de discrecionalidad, se aplica dicho predicado. Si estudiamos con detenimiento la valoración de “TSB pronunciado“ en los tres conceptos que agrupa (presencia de instintos, seguridad en sí mismo y resistencia), tenemos que admitir que dicha valoración no deja entrever si el perro en cuestión ocupa los primeros puestos en las tres áreas o no. Una gran resistencia no presupone automáticamente una gran presencia de instintos, ni un perro muy seguro de sí mismo tiene porque tener un instinto muy desarrollado. 

Igualmente, la denominación “TSB pronunciado” no indica hasta que punto están desarrollados los instintos del perro, si es mejor en el ataque o en la captura, o si está bien equilibrado. Toda está información es relevante para el criador, puesto que la necesita para realizar un emparejamiento prometedor.  Por ello se ha de instar acerca de esta cuestión al comité de cría y al de instrucción.  Otro aspecto importante para el desarrollo de las propiedades de los perros de trabajo, que consideramos totalmente imprescindible, es que no se puedan eludir las condiciones básicas bajo las que valoramos a nuestros perros. Sólo mediante la utilización correcta y el manejo responsable de las numerosas posibilidades de selección con las que contamos en nuestro club (BH, prueba de comportamiento; SchH, prueba de perro de guardia; IP, prueba internacional de trabajo; FH, prueba de perros especialistas rastreadores y la prueba de selección de crianza) lograremos criar, sobre una base amplia, un perro de trabajo bien predispuesto y educable, tanto para un socio normal como para los deportistas de gran rendimiento.

WUSV aktuell:
¿Cuáles son sus ideas en el ámbito de la formación de jueces?

Reinhardt Meyer:
Si le cuenta a un responsable de otra asociación de razas de perros que el mayor club de razas de perros del mundo, con sus cerca de 60 jueces de cría, no realiza pruebas de comparación y adaptación desde hace años, no le creería. A este respecto, tenemos desde hace años una situación que no corresponde con la importancia de esta oficina. Si, por ejemplo, un hombre o una mujer joven, de unos 35 años, es nombrado juez de cría, ambos pueden seguir juzgando durante otros 35 años del modo que quieran o que puedan. Desde hace mucho tiempo, este club no les ofrece a los jueces de cría ninguna posibilidad de ajustarse a un modo de juzgar lo más homogéneo posible en forma de ampliación de estudios.
 
No obstante, estas formaciones son una parte esencial del cuerpo de jueces para garantizar un juicio de calidad. Mi intención en este punto es trabajar con los jueces más antiguos en el cargo para alcanzar una estrategia que se pueda llevar a la práctica, no teniendo en cuenta solamente al comité de cría. Esta estrategia podría ser que los jueces más antiguos realizasen cursos de ampliación y perfeccionamiento de sus conocimientos. Después, podrían servir como instructores de grupos más pequeños. Especialmente con un objetivo vivo. En las reuniones bianuales de jueces se podrían introducir exposiciones de expertos, ya que existe una enorme cantidad de expertos competentes en cinología, como tuve oportunidad de comprobar en diferentes seminarios para jueces de la VDH7.
WUSV aktuell:
Como comisario de cría, ¿qué aspectos le gustaría resaltar en las relaciones públicas?

Reinhardt Meyer:
Considero que dar a conocer al público las virtudes del perro alemán es una de mis obligaciones. Esta posibilidad nos la brindan los numerosos acontecimientos que dirige nuestro club, especialmente los actos más grandes. No deberíamos dejarnos comparar ni aparecer en una competición con otras razas de perros que, pese a que a corto plazo hacen acto de presencia en ámbitos especiales, con frecuencia vuelven a desaparecer. Pese a todas las críticas, considero que el pastor alemán es el mejor perro de trabajo del mundo. No hay ninguna otra raza canina que haya demostrado tal versatilidad durante tanto tiempo. Como perro de familia, de deporte, de trabajo, de salvamento o para terapias, en todos los ámbitos encontramos al pastor alemán gracias a sus posibilidades de uso universales. 
 
Mi deber y el de todos los funcionarios de nuestro club ha de ser defender la importancia que el pastor alemán ha conseguido en todo el mundo. Para ello, tenemos que identificarnos más que nunca con los objetivos de la asociación, en lo que a la cría de perros de trabajo se refiere y, después, actuar y abrirse al público. 

WUSV aktuell:
¿Qué obligaciones considera que tiene en la WUSV?

Reinhardt Meyer:
En primer lugar, me veo como comisario de cría para la metrópoli de la raza. En este ámbito cumpliré con mis obligaciones. Ya en esta entrevista se puede entrever todo lo que nos queda por hacer en el club. Por supuesto, le proporcionaré todo mi apoyo a la importante WUSV.

WUSV aktuell:
Muchas gracias por la entrevista y mucha suerte en el cargo.

BIOGRAFÍA:
Nací el 23 de marzo de 1947 en Kleinenglis, un barrio de Borken.  Ya en abril de 1961 entré a formar parte del Club del pastor alemán (SV) y en octubre de 1962 registré mi perrera de „vom Bergmannshof”.  He adiestrado a muchos pastores alemanes hasta la categoría de SchH3 y he sido guía hasta en la LGA. Aún recuerdo que una vez participé y obtuve la mayor puntuación en la prueba de protección, pero de eso ya hace unos 35 años.  A menudo he participado como ayudante en la prueba de protección, en pruebas, competiciones, eliminatorias federales y en la prueba de selección de crianza.  En 1976 fui nombrado juez de cría y, pocos años después, maestro de la prueba de selección. Desde hace ahora más de 30 años soy code cría del grupo federal Hessen Nord y, por ello, el miembro más antiguo en el cargo del comité de cría. Si me pregunta acerca de los puntos más álgidos de mi carrera en la SV, le citaré dos momentos destacados, aunque ahora no sabría decir cuál de los dos situaría en primer lugar. El primero, como criador y propietario, la conquista del título de Sieger (campeón) con el macho “Iso vom Bergmannshof” en 1989, que supuso la consecución de un sueño que había perseguido durante mucho tiempo. El segundo, como juez de cría, haber juzgado en el año 1993, a través de la presidencia del SV, el nombramiento de las hembras de trabajo con motivo del Campeonato Nacional de Crianza en Dortmund. El Dr. Beck, comisario de cría y juez de las hembras en la categoría de perros de trabajo (GHKL), estaba enfermo y el presidente Hermann Martin me llamó el miércoles por la tarde antes del acontecimiento para preguntarme si no podría ocupar su lugar. Por aquel entonces me sentí muy honrado y fue y es hasta la fecha mi mayor y más impactante experiencia en mi trayectoria como juez de cría. Hasta ahora he sido juez de campeonatos de cría nacionales en seis ocasiones. No obstante, también he tenido momentos no tan agradables durante mi pertenencia al club. Si he de nombrarle alguno, le hablaré de la ocasión en la que fui elegido comisario de cría en 1994 y en que mi duración en el cargo fue de apenas 4 meses. Mis ideas y visiones no correspondían con la política del club de aquel momento. Aunque he de decir que, en muchos ámbitos, mis respuestas en esta entrevista coinciden con las ideas que tenía por aquellas fechas. No obstante, ha llegado el momento de poner al día algunos aspectos. No sólo yo tengo esta idea. Sé, gracias a muchas conversaciones, que hay muchos socios conscientes de sus responsabilidades en los distintos comités de este club que, en gran medida, comparten mi opinión en y que me han brindado su apoyo. Por esta conciencia, estoy convencido de que tendremos éxito en lo que concierne a los cambios en las ideas que he expuesto en esta entrevista.