La inteligencia canina

 
 
 

 
 
 

 

 

Por Stanley Coren
Canadá

 

 

Inteligencia canina: ¿cuestión de raza?

Los estudios llevados a cabo para demostrar la existencia de comportamientos inteligentes en los canes han dado frutos muy interesantes. Los dueños son los principales sorprendidos cuando ven como las mascotas reaccionan de forma casi humana ante determinadas situaciones. Hay quien piensa que en el adiestramiento y en la paciencia está el secreto para que el perro obedezca y cumpla órdenes complicadas. Por otro lado, hay expertos que afirman que la inteligencia canina es una cuestión impresa en la genética de cada raza. La polémica se sirve de la multiplicidad de opiniones sobre este tema.

Partiendo de la base de que la inteligencia es un concepto muy costoso de definir cuando nos referimos a seres vivos que no son seres humanos, sí que podemos señalar que, al menos, algunos animales presentan actitudes que podríamos tildar de 'inteligentes'. En concreto, cuando observamos el universo canino, muchos son los perros que, con sus cualidades, han dejado boquiabiertos a un gran número de escépticos. Cierto es que el instinto es confundido con la inteligencia en ocasiones.

Se debe tener en cuenta que la educación es un factor clave puesto que existen enseñanzas que distan de ser automáticas y que requieren un gran desarrollo mental del can. Muchas veces lo que aprenden son modelos de respuestas que luego van repitiendo sucesivamente.

Tipos de inteligencia canina
Siguiendo el hilo de los estudios realizados con motivo de arrojar luz sobre una materia tan curiosa, los investigadores de la Universidad de California, EE.UU., intentaron probar la capacidad de comunicación de los perros a través de los ladridos. Tras las pruebas realizadas, los encargados del informe concluyeron que, según el número y el tipo de ladrido, el mensaje que transmitía el animal era diferente en cada ocasión. Así, dependiendo de la gravedad, agudeza e intensidad de los mismos, nuestra mascota podría desde alertarnos de una presencia extraña hasta decirnos lo mucho que nos aprecia.

Según el profesor y adiestrador canino Stanley Coren, podemos distinguir tres tipos de inteligencia en los perros. En primer lugar, destacaríamos la inteligencia instintiva, relacionada de forma directa con la genética. Los criadores de perros saben que razas cruzar para obtener ejemplares más robustos y fuertes, encaminados a la defensa o, por el contrario, más pequeños y manejables para disfrutarlos como animales domésticos que no requieran demasiado ejercicio. En función de las necesidades que se han presentado, los canes obtenidos han cumplido unas u otras expectativas, y es que es más difícil enseñar a un perro de rastreo a no ladrar que combinar genéticamente diversos elementos para que nazca directamente sin la capacidad de ladrar.

En segundo lugar estaría la inteligencia adaptativa, es decir, la capacidad de reaccionar ante un estímulo de forma lógica. Como su propio nombre indica, de lo que se trata es de que el can resuelva problemas concretos u obstáculos que le permitan adaptarse al medio que le rodea de la mejor manera posible. Este tipo de inteligencia invita al perro a aprender de determinadas situaciones. Un ejemplo lo tendríamos, por ejemplo, a la hora de dar de comer a nuestro perro. Imagina que guardamos el pienso de nuestra mascota en un mismo armario siempre. Si nos dirigimos a este armario y acto seguido nos dirigimos al tazón del perro y lo llenamos, puede que, con el tiempo, cuando el perro tenga hambre, se coloque cerca de ese armario y ladre para llamar nuestra atención.

Por último, la inteligencia funcional o de obediencia es la que afecta a nuestra relación con el perro. Es importante que contemos con la colaboración del perro cuando nos dispongamos a enseñarle ciertas técnicas. Esta inteligencia en concreto depende de la raza pero no podemos concluir que existan razas más inteligentes que otras sino razas con mayor predisposición para aprender. Aquí, en este punto, tiene más que ver la personalidad del can que su inteligencia. El hecho de obedecer órdenes puede resultar inútil aunque el perro disponga de una gran inteligencia adaptativa y por mucho que intentemos estimular y potenciar las enseñanzas.

Evalúa la inteligencia de tu perro
Stanley Coren realizó un test de inteligencia y las razas que encabezan el listado son el Border Collie, el Caniche, el Pastor Alemán, el Golden Retriever, el Doberman Pinscher, el Shetland Sheepdog, el Labrador Retriever, el Papillon, el Rottweiler y el Australian Cattle Dog. Estas serían las 10 razas con una mayor inteligencia funcional. Por el contrario, las razas en cola serían, de menos a más el Afgan Hound, el Basenji, el Bulldog, el Chow Chow, el Borzoi, el Bloodhound o San Humberto, el Pequinés, el Mastiff / Beagle, el Basset Hound y el Shih Tzu. Algunos han llegado a calificar a estas razas como "imposibles de adiestrar", de hecho, es una costumbre común de estas razas, el dar la espalda, actuar de forma independiente y desafiar la autoridad de su amo.

Para que puedas evaluar la inteligencia de tu perro, te recomendamos la puesta en práctica de este sencillo test con el que podrás conocer el coeficiente de tu mascota al margen de la inteligencia instintiva. La edad del perro recomendada para la realización de estas sencillas pruebas es el año, porque si lo hacemos con un perro menor, nos arriesgamos a que aún no haya alcanzado un grado suficiente de madurez. Las pruebas pueden realizarse en varios días con el perro en ayunas, ya que la comida se utilizará como premio. Hay que preparar los diferentes objetos de los que nos serviremos con antelación. Es importante que trasmitamos tranquilidad a nuestra mascota puesto que si nos nota tensos, él también se pondrá nervioso. ¡Adelante!

Test 1. Capacidad de Observación
En un momento del día en que no sacamos al perro a pasear, hacer todos los gestos (sin llamarle) que hacemos cuando le sacamos de paseo. Por ejemplo, coger el abrigo, las llaves y su correa, y nos quedamos quietos sin ir hasta la puerta.

  • El perro corre a la puerta o viene a nosotros excitado - 5 puntos.

  • Si no se mueve, nos dirigimos hacia la puerta. El perro se acerca a nosotros - 4 puntos.

  • Si tampoco se mueve, abrimos la puerta unos milímetros. Si viene - 3 puntos.

  • Si sigue sin moverse pero nos vigila atentamente - 2 puntos.

  • Si no nos atiende en absoluto - 1 punto.

Test 2. Resolver problemas
Enseñamos una golosina al perro (algo que le guste), le dejamos que lo huela y lo tapamos con una lata. Ponemos en marcha el cronómetro.

  • Si empuja la lata y obtiene la comida en 5 segundos o menos - 5 puntos.

  • Entre 5 y 15 segundos - 4 puntos.

  • Entre 15 y 30 segundos - 3 puntos.

  • Entre 30 y 60 segundos - 2 puntos.

  • Si olfatea la lata pero no lo consigue en menos de 1 minuto - 1 punto.

  • Si desde que la tapamos no hace ningún esfuerzo para alcanzar la comida - 0 puntos.

Test 3. Atención al entorno
Mientras el perro está fuera de la casa, cambiamos la disposición de algunos muebles en una habitación que el perro conoce. Añadir un par de sillas, mover una mesa a otro lado de la sala... Tiene que notarse que ha cambiado algo. Cuando entra el perro ponemos el cronómetro en marcha.

  • Si en 15 segundos el perro se da cuenta de que ha cambiado algo y empieza a explorar y olfatear - 5 puntos.

  • Si se dá cuenta entre los 15 y 30 segundos - 4 puntos.

  • Entre 30 y 60 segundos - 3 puntos.

  • Si parece darse cuenta (observa con atención) pero no explora - 2 puntos.

  • Si tras 1 minuto el perro permanece indiferente - 1 punto.

Test 4. Resolver problemas
Se toma una manta pequeña o una toalla de baño, y se le deja al perro olfatearla. El perro ha de estar despierto y activo. Rápidamente le tapamos la cabeza de forma que no pueda ver nada y ponemos en marcha el cronómetro.

  • Si se descubre la cabeza en menos de 15 segundos - 5 puntos.

  • Entre 15 y 30 segundos - 4 puntos.

  • Entre 30 y 60 segundos - 3 puntos.

  • Entre 1 y 2 minutos - 2 puntos.

  • Si no se ha liberado tras 2 minutos - 1 puntos.

Test 5. Interpretacón de gestos (aprendizaje social)
En un momento en que el perro esté sentado a un par de metros de nosotros (sin habérselo ordenado), le miramos a los ojos. En cuanto nos mire esperamos 2 o 3 segundos y le dedicamos una sonrisa, sin hacer más gestos.

  • Si viene a nosotros moviendo la cola - 5 puntos.

  • Si se acerca pero no llega hasta nosotros, o no mueve la cola - 4 puntos.

  • Si cambia de posición, se tumba o se levanta sin acercarse - 3 puntos.

  • Si se aleja - 2 puntos.

  • Si no presta atención - 1 puntos.

Test 6. Resolver problemas
Igual que el test 2, pero con más dificultad de manipulación de objetos. En lugar de una lata se emplea un trapo o toalla pequeña, con la que le tapamos la golosina.

  • La consigue en menos de 15 segundos - 5 puntos.

  • Entre 15 y 30 segundos - 4 puntos.

  • Entre 30 y 60 segundos - 3 puntos.

  • Entre 1 y 2 minutos - 2 puntos.

  • Si intenta cogerla pero abandona - 1 puntos.

  • Si la ignora - 0 puntos.

Test 7. Memoria a corto plazo
Ha de hacerse siempre antes que el test 8. En una habitación despejada, enseñamos al perro una golosina que no tenga olor fuerte, y se la dejamos olfatear para que sepa que es comida. Con alguien sujetándole (si es preciso) y asegurándonos de que nos vea, colocamos la golosina en una esquina de la habitación. Sacamos al perro durante unos 10 segundos y le hacemos entrar de nuevo en la habitación, poniendo el cronómetro en marcha.

  • Si va directo a la comida - 5 puntos.

  • Si olfateando va casi directo - 4 puntos.

  • Si se pone a buscar al azar y la encuentra en menos de 45 segundos - 3 puntos.

  • Si busca pero en 45 segundos no lo ha encontrado - 2 puntos.

  • Si no se esfuerza en buscar la comida - 1 puntos.

Test 8. Memoria a largo plazo
Ha de hacerse inmediatamente después del test 7. Se hace exactamente lo mismo (poner la comida en un rincón diferente al del test anterior), y se saca al perro de la habitación 5 minutos. Al entrar de nuevo arrancamos el cronómetro.

  • Si va directo a la comida - 5 puntos.

  • Si va directo a donde estaba la comida en el test 7, y luego al correcto - 4 puntos.

  • Si olfatea y encuentra la comida casi directamente - 3 puntos.

  • Si busca al azar y lo encuentra por casualidad antes de 45 segundos - 2 puntos.

  • Si no lo encuentra antes de 45 segundos - 1 puntos.

  • Si no intenta buscarlo - 0 puntos.

Test 9. Resolver problemas y manipular

Se pone una tabla sobre un par de guías de teléfonos, de forma que quepan las patas del perro pero no pueda meter la cabeza debajo. Se sujeta con peso suficiente como para que no pueda levantar la tabla. Se le muestra comida al perro y se deja que la huela. A continuación se pone debajo de la tabla (el perro tiene que verlo) y se pone en marcha el cronómetro.

  • Si lo saca con las patas en menos de 1 minuto - 5 puntos.

  • Si lo saca entre 1 y 3 minutos - 4 puntos.

  • Si lo intenta pero a los 3 minutos no lo ha conseguido sacar - 3 puntos.

  • Si no usa las patas y solo intenta alcanzarlo con la boca - 2 puntos.

  • Si no intenta alcanzar la comida - 1 puntos.

Test 10. Comprender lenguaje
Con el perro sentado a un par de metros de nosotros, y usando el tono de voz que empleamos para llamarle, pronunciamos una palabra cualquiera que no se parezca a su nombre.

  • Si responde a la llamada - 3 puntos.

  • Si no acude, pronunciamos otra palabra en el mismo tono. Si esta vez viene - 2 puntos.

  • Si tampoco se acerca, pronunciamos su nombre, añadiendo "ven" o la palabra que usemos para llamarle. Si viene - 5 puntos.

  • Si no viene, repetimos su nombre por segunda vez. Si ahora viene - 4 puntos.

  • Si no se mueve en ningún caso - 1 puntos.

Test 11. Aprendizaje
Este es complicado. Se trata de hacer que el perro aprenda una orden nueva. No hay que pedir nada demasiado complicado, solo algo sencillo que el perro no haya hecho nunca. Por ejemplo, sentado a nuestro lado, una orden para que se levante y se gire sentándose frente a nosotros.

  • La primera vez diremos la orden y como el perro no sabrá que queremos, le guiaremos a esa posición. Le felicitaremos y premiaremos con alguna golosina.

  • Repetimos la orden dos veces más, ayudándole.

  • Repetimos la orden dos veces más, pero ahora esperaremos un instante antes de ayudarle, guiándole con la correa.

  • Repetimos la orden, sin movernos para nada (es un tanteo). Si cumple la orden, aunque sea torpemente, le daremos 6 puntos.

  • Si falla, repetimos 10 veces más, ayudándole. Después hacemos otro tanteo sin ayudarle. Si lo hace bien - 5 puntos.

  • Si vuelve a fallar, 10 pruebas más. Si en el siguiente tanteo lo hace bien - 3 puntos.

  • Si se levanta e intenta hacer algo, pero no cumple la orden - 1 puntos.

  • Si después de las 30 pruebas que llevamos, sigue sin hacer nada - 0 puntos.

Test 12. Resolver problemas
Es el más complicado. Se coloca una muestra de comida en un sitio de forma que el perro la vea (antes se la habremos dado a olfatear, y tiene que ver como la colocamos ahí). Sin embargo, el perro no puede acercarse directamente, y ha de dar un rodeo, alejándose de la comida, hasta encontrar un camino para llegar a ella. Por ejemplo se puede usar una caja grande abierta por un extremo, y con una ranura por donde el perro vea la comida pero no pueda pasar. La solución será rodear la caja y entrar por el otro lado (no debe poderla mover ni alcanzar la comida con las patas). Se suelta al perro y se pone en marcha el cronómetro.

  • Si rodea el obstáculo y alcanza la comida en menos de 15 segundos - 5 puntos.

  • Si tarda entre 15 y 30 segundos - 4 puntos.

  • Entre 30 y 60 segundos - 3 puntos.

  • Entre 1 y 2 minutos - 2 puntos.

  • Si intenta alcanzar la comida metiendo la pata por la ranura, pero no intenta otro camino - 1 puntos.

  • Si no hace ningún esfuerzo por llegar a la comida - 0 puntos.

 
 
Evaluación y Resultados
Se suman todos los puntos conseguidos en las diversas pruebas

54 puntos o más: Es un perro prácticamente superdotado, y es bastante inusual encontrar un perro con este nivel de inteligencia. Según diversos estudios, apenas el 5% de los perros lo alcanza, y eso entre las razas más inteligentes.

De 48 a 53 puntos: Perro de clase superior y con un alto nivel de inteligencia.

De 42 a 47 puntos: Nivel medio-alto. Tiene la capacidad de llevar a cabo cualquier tarea de las que se exigen a un perro corriente.

De 30 a 41 puntos: Nivel de inteligencia media. En ciertos trabajos se mostrará muy dotado, pero no tanto para otros.

De 24 a 29 puntos: Nivel bajo. A veces muestra destellos de agudeza, pero la mayor parte del tiempo tendrá algunas dificultades para entender lo que queremos de él. Aprenderá el mínimo de órdenes básicas (sentarse, acudir a la llamada, y poco más). Su utilidad dependerá de su inteligencia instintiva, es decir, de las capacidades que es capaz de desarrollar por la herencia genética de su raza.
De 18 a 23 puntos: Límite de la normalidad. Trabaja sin problemas en un entorno organizado y de poca actividad, y si no se le presentan situaciones nuevas.
Menos de 18 puntos: Deficiente. La convivencia con estos animales puede presentar problema.

Clasificación de los perros según su inteligencia funcional y de obediencia (Adiestrabilidad)

Interpretación de la clasificación
 
Del 1 al 10: Las 10 razas con la inteligencia funcional y de obediencia más alta. Menos de cinco ejercicios para entender ordenes nuevas. Capacidad de recordar sin necesidad de practicar las pruebas repetidamente. Responden a
la primera orden el 95 % de las veces como mínimo. Tienen una rápida respuesta aunque sea a una cierta distancia. Aprenden correctamente siendo adiestrados por entrenadores relativamente inexpertos.

Del 11 al 26: Perros de trabajo excelentes. Aprendizaje de ordenes sencillas entre 5 y 15 repeticiones del ejercicio. Recuerdan con facilidad pero mejoran con la práctica. Responden a la primera orden sobre el 85 % de las veces. Para ordenes más complejas necesitan más tiempo. Posiblemente a una cierta distancia del dueño tarden un poco en responder. Prácticamente todos los entrenadores podrán obtener buenos resultados de ellos.

Del 27 al 39: Perros de trabajo con un nivel superior a la media. Necesitan entre 15 y 30 repeticiones para aprender un ejercicio. Practicas adicionales del ejercicio en las primeras fases del aprendizaje lo mejoraran. Una vez aprendida una orden normalmente la retienen. Suelen responder a la primera un 70 % de las veces o más. El comportamiento es parecido a los perros del grupo anterior pero con una cierta inseguridad y demora en la respuesta. Si el dueño está muy lejos, el perro no reaccionará a la orden. Un adiestramiento inconsecuente, de baja calidad o con demasiada severidad e impaciencia no logrará buenos resultados.

Del 40 al 54: Corresponde a la puntuación media de inteligencia funcional y obediencia. Necesitan de 25 a 40 repeticiones para comprender bien un ejercicio. Las practicas adicionales les ayudarán en la fase inicial del aprendizaje. Si no repiten los ejercicios con frecuencia recordarán las ordenes con dificultad. Responden a la primera un 50 % de las veces y la
efectividad depende mucho de las horas de práctica y repetición de los ejercicios. La rapidez de respuesta es más lenta. A mayor distancia la respuesta del perro será menos consistente y predecible. Necesitan de un adiestrador experto con mucha paciencia.

Del 55 al 69: Nivel mínimo de inteligencia funcional. Necesitan de 40 a 80 repeticiones para obtener un rendimiento aceptable (A veces, hasta unas 25 repeticiones no muestran signos de comprensión). Necesitan muchas repeticiones para mantener un nivel aceptable. Responderán a la primera orden un 30 % de las veces. Trabajan mejor si el dueño está cerca de ellos. Estos perros parecen distraídos la mayor parte del tiempo y solo responden cuando les apetece. Si la distancia entre el perro y el dueño es grande no habrá respuesta. No son razas convenientes para dueños primerizos. Un entrenador con mucha experiencia, tiempo, firmeza y cariño puede lograr un buen rendimiento de ellos.

Del 70 al 79: Son las razas con inteligencia funcional y obediencia más bajo. En el aprendizaje inicial necesitan unas 30 o 40 repeticiones para mostrar síntomas de entendimiento a la orden. Es frecuente que sean necesarias unas 100 repeticiones de un ejercicio antes de dar un resultado fiable. Su respuesta es lenta y desigual. Finalizado el aprendizaje se han de hacer repeticiones frecuentes si no los resultados serán imperceptibles como si jamás hubieran aprendido ningún ejercicio. Algunos califican a estas razas como "imposibles de adiestrar". La reacción a la primera orden es de menos del 25 % de las veces. A veces dan la espalda a sus dueños, ignorando sus ordenes o desafiando su autoridad. La respuesta a las ordenes suele ser insegura y lenta, a veces a disgusto. Pueden frustrar a más de un adiestrador medianamente experimentado y hacer dudar de Sus aptitudes a uno de los más especializados.

Importante: Existe una relación muy fuerte entre el dueño y el resultado y la actuación finales del perro.

Esta clasificación fue realizada por Stanley Coren después de analizar las respuestas de más de 200 jueces de trabajo del AKC (American Kennel Club) a un cuestionario sobre la inteligencia de las distintas razas de perros.

 
1. Border Collie
2. Caniche
3. Pastor Alemán
4. Golden Retriever
5. Doberman Pinscher
6. Shetland Sheepdog
7. Labrador Retriever
8. Papillon
9. Rottweiler
10. Australian Cattle Dog
11. Pembroke Welsh Corgi
12. Schnauzer miniatura
13. English Springer Spaniel
14. Tervuren Belga
15. Schipperke / Pastor Belga
16. Collie Keeshond
17. Pointer Alemán de pelo corto
18. Flat-coated Retriever / Cocker Spaniel Inglés / Schnauzer Mediano
19. Spaniel Breton
20. Cocker Spaniel
21. Weimaraner
22. Pastor Belga / Malinois / Bouvier de Berna
23. Pomerania
24. Spaniel Irlandés de Agua
25. Vizsla
26. Welsh Cardigan Corgi
27. Chesapeake Bay Retriever / Puli / Yorkshire Terrier
28. Schnauzer Gigante /Perro de Aguas Portugués
29. Airedale / Bouvier de Flandes
30. Border Terrier / Pastor de Brie
31. Welsh Spinger Spaniel
32. Manchester Terrier
33. Samoyedo
34. Field Spaniel / Newfoundland / Australian Terrier / American Staffordshire Terrier / Gordon Setter / Bearded Collie
35. Cairn Terrier / Kerry Blue Terrier / Setter Irlandes
36. Elkhound noruego
37. Affenpinscher / Silky Terrier / Pinscher miniatura / Setter Inglés / Pharaon Hound / Clumber Spaniels
38. Norwich Terrier
39. Dálmata
40. Fox Terrier de pelo suave / Bedlington Terrier
41. Curly-coated Retriever / Irish Wolfhound
42. Kuvasz
43. Saluki / Spitz Finlandés / Pointer
44. Cavalier King Charles Spaniel / Pointer Alemán de pelo duro / Black-and-tan Coonhound / Spaniel Americano de Agua
45. Husky Siberiano / Bichón Frisé / English Toy Spaniel
46. Tibetan Spaniel / Foxhound Inglés / Foxhound Americano / Otterhound / Greyhound / Grifón de muestra de pelo duro
47. West Highland white terrier / Deerhound Escocés
48. Boxer / Dogo Alemán
49. Dachshund o Teckel / Staffordshire Bull Terrier
50. Malamute
51. Whippet / Shar-Pei / Fox Terrier de pelo duro
52. Rhodesian Ridgeback
53. Podenco Ibicenco / Welsh Terrier / Irish Terrier
54. Boston Terrier /Akita Inu
55. Skye Terrier
56. Norfolk Terrier / Sealhyam Terrier
57. Pug
58. Bulldog francés
59. Grifón Belga / Terrier Maltés
60. Piccolo Levriero Italiano
61. Chinese Crested Dog
62. Dandie Dinmont terrier /Vendeen / Tibetan Terrier / Chino Japonés / Lakeland Terrier
63. Old English Sheepdog (Bobtail)
64. Montaña de los Pirineos
65. Scottish Terrier / San Bernardo
66. Bullterrier
67. Chihuahua
68. Lhasa Apso
69. Bullmastiff
70. Shih Tzu
71. Basset Hound
72. Mastiff / Beagle
73. Pequinés
74. Bloodhound o San Humberto
75. Borzoi
76. Chow Chow
77. Bulldog
78. Basenji
79. Afgan Hound
 
 

  Biográfia, web y contacto de Stanley Coren