Historia

 
 
 

 
 
 

 

 

Por Javier Silva
de Jalex

 

   
  Historia de una Raza
     
El Principio

El parto duró varias horas, la madre aprovechaba a relamer con toda ternura cada cachorro nacido en espera del siguiente. Una vez terminado, y completamente indiferente a lo que sucedía alrededor, acomodó a toda su prole para que pudiesen mamar y darles todo el calor posible.

Era una buena madre, como no se podía esperar de las excelentes hembras de pastor que vigilaban los rebaños en las distintas zonas de la antigua Alemania.

Dos meses antes un criador de perros de pastor, Sparwasser, seleccionó para su hembra un macho que reunía las mismas condiciones que ella, ser buen guardián y vigilante de rebaños.

La gestación se llevó sin problemas y ese 1 de enero de 1895 vio la luz la camada resultante. Los cachorros crecieron rápidamente en la casa de su criador, en la zona de Sachsenhausen en Frankfurt (Alemania). Eran perros típicos de la cepa de Turingia, que junto a las de Wütenberg y Sajonia componían las zonas clásicas de pastoreo en Alemania.

     

Ejemplares de la época, representantes de las diferentes cepas o castas existentes en Alemania

   

A los pocos meses un criador de perros de pastoreo, llamado Eislen y propietario del afijo "von der Krone", se trasladó desde su domicilio de Wütenberg a casa de Sparwasser. Allí le llamó la atención un cachorro de color amarillo grisáceo, muy vivo, alegre, fuerte y potente ya para su edad. Decidió adquirirlo y así fue como "Hektor Linksrhein", que era como se llamaba el cachorro, pasó a manos de su nuevo propietario.

"Hektor" maduró bien, a medida que crecía su apariencia lobuna acrecentaba, lo que le hacía más atractivo, aspecto que contradecía su gran nobleza y predisposición hacia el amo.

No era un perro grande, pero tampoco pequeño, lo que le resultaba ventajoso a la hora de trabajar pastoreando, trabajo para el que Sparwasser había pensado a la hora de seleccionar a sus padres, y a los padres de sus padres y así sucesivamente durante generaciones, lo que hacía que todos naciesen con esa aptitud de servir al hombre.

     
     

     
     
Max Emil Friedich von Stephanitz
El Padre de la Raza

Max Emil Friedich von Stephanitz, Capitán de Caballería, paseaba en compañía de su amigo, Arthur Meyer, recorriendo el recinto de la exposición de todas las Razas Caninas que se celebraba en Karsruhe, una de las primeras que se organizaba por Alemania.

Von Stephanitz nació el 30 de septiembre de 1864, en Dresden, como único hijo del segundo matrimonio de Friedich Wilhelm von Stephanitz y su esposa Mari. De familia noble de origen prusiano.

A instancias de su padre, Max von Stephanitz ingresa en el ejército para cursar carrera militar.

Fue durante unas maniobras cuando observó el trabajo con un rebaño de ovejas, de dos perros de pastor, quedando tan maravillado que no paró hasta conseguir uno de ellos. Desde aquel día von Stephanitz se introducía de lleno en el mundo del perro de pastor alemán, raza en aquellos años no reconocida como tal.

En el municipio de Kottgeisering, Estación Grafraht en la Alta Baviera, compró un terreno Municipal donde construyó su casa. Después de casarse con Marie Wagner en 1898 y una vez jubilado del ejército, se dedicó de lleno a su familia, pero sobre todo al perro de pastor alemán, a quien se consagró por entero.

Max von Stephanitz murió el 22 de abril de 1936, habiendo visto coronado con éxito el trabajo de una vida.

La afición de von Stephanitz le motivó a recorrer las distintas Exposiciones Caninas. De esta forma pudo conocer a unos cuantos criadores que, afines a su ideología, aspiraban sobre todo a la actitud del perro en el trabajo, relegando a un segundo plano el fenotipo, es decir, la apariencia física. Debido precisamente a esta situación los perros de pastor no gozaban de mucha popularidad en su país, la mayoría de las personas los consideraban simples perros de granja.

En una de estas Exposiciones conoció a un expositor y criador de Stuttgart, se llamaba Arthur Meyer. Se hicieron grandes amigos y fueron inseparables. Su amistad provino de un común denominador: la utilidad del perro de pastor alemán.

     
     

     

"Hektor" observó como esas dos personas no le quitaban el ojo de encima. Nadie, en toda la mañana que llevaba en la exposición de Karlsruhe, había demostrado tanto interés por él.

Max von Stephanitz y Arthur Meyer se acercaron un poco más a Eiselen, para observar más de cerca a su perro. No se lo podían creer, tenían delante de ellos el ejemplar más perfecto de lo mejor de la raza del perro de pastor que jamás habían visto hasta entonces. Se quedaron prendados de semejante conjunto armonía y nobleza. De tamaño mediano, pelaje amarillo grisáceo, semejante a un lobo, permanecía de pie junto a su propietario. Era vigoroso, de carácter firme, y no estaba corrompido por la influencia del hombre. Flexible y potente, resistente, firme e inteligente.

Eiselen les comentó que el perro no era de exhibición. Era un perro de pastor de trabajo, cualidad común en todos los perros de su raza. Max von Stephanitz era consciente de que "Hektor" podía suponer el pilar base a todos sus sueños de años.

El trato se resolvió con la cantidad de doscientos marcos más otro veinte por gastos de envío y de esta forma "Hektor" pasó el 15 de enero de 1899, a sus tres años, a manos de von Stephanitz. Con su nuevo propietario, a "Hektor" se le cambió el nombre por el de "Horand" y se le añadió el afijo del criadero de von Stephanitz, "von Grafraht", convirtiéndose en "Horand von Grafraht".

El 3 de abril de 1899 Von Stephanitz, junto a su amigo Arthur y once aficionados más, funda en Karlsruhe el Verein für Deutsche Schäferhunde (Club del Perro de Pastor Alemán), conocido con la abreviaturas de las siglas SV., con el fin de unificar criterios entre los criadores y adaptar la normativa de crianza a seguir por éstos. El propio Max von Stephanitz hace de Presidente del Club desde ese día y hasta el año 1935.

El SV. comenzó sus actividades en Stuttgart, más tarde se trasladó a Munich, después a Berlín y luego a Augsburg donde se encuentra en la actualidad.

Arthur Meyer, brazo derecho de von Stephanitz, actúa como primer Secretario. Se inaugura el Schäferhund Zuchtbuch (SZ), es decir, el Libro de Orígenes del Perro Pastor Alemán, registrándose con el SZ. nº 1 a "Horand von Grafraht", primer perro de pastor alemán censado y fundamento de una gran raza. En los apuntes de este Libro de Orígenes el propio von Stephanitz registró algunos datos característicos de "Horand": altura, 60/61 cm.; largo, 66/67 cm.; pero, 25 kg.; longitud de las orejas, 13 cm.

El 20 de septiembre, de ese mismo año, el estándar de la raza presentado por von Stephanitz es aprobado en la 1ª Asamblea de Socios celebrada en Frankfurt, manteniéndose desde entonces sin apenas alteraciones y con las posteriores modificaciones acordadas en la VIª Asamblea de Socios del 28 de julio de 1901; en la XXIIIª Asamblea de Socios en Köln/Rh, del 17 de septiembre de 1909; la Asamblea de Ejecutivos y Consejeros en Wiesbaden, el  5 de septiembre de 1930; y de la reunión del Comité de Criadores y de la Mesa Directiva el 25 de marzo de 1961, revisado todo ello dentro del marco de la Unión Mundial de Asociaciones del Perro de Pastor Alemán (WUSV), que fue aprobado en la sesión de la WUSV el 30 de agosto de 1976; y acuerdos de la Mesa Directiva y Asesores, del 23-24 de marzo de 1991.Este estándar ha sido aprobado por la F.C.I. con el nº 166.

El estándar se basó en la estabilidad mental y la utilidad, sin hacer hincapié en la belleza ya que ésta era un subproducto normal de ese estándar, fue creado tomando como base las especies de los perros de pastor existentes en aquellos tiempos en Alemania Central y Alemania Meridional, con el propósito fundamental de desarrollar un perro de trabajo apto para altos rendimientos. Para lograr esta meta se estableció el estándar de la raza del perro de pastor alemán, que se refiere tanto a su estructura corporal como también a sus características raciales y temperamentales.

El 22 de abril de 1899, se celebra la primera Exposición Oficial de Perros de Pastor Alemán.

Los primeros tiempos en el SV. fueron armoniosos y el entusiasmo se puso permanentemente de manifiesto pero, desafortunadamente, una vieja controversia hizo su aparición en el seno de la Institución. Años atrás, en 1891, se había fundado la asociación "Philax Club" por parte del capitán Eielchelmann Dumau y el conde Von Hahn con el fin de fomentar y de estandardizar las castas nativas de los perros pastores, sin embargo esta asociación fracasó en el intento por falta de apoyo en el sector de los criadores y propietarios de perros. Poco tiempo después, en 1894, se disolvieron.

La polémica que se había originado, años atrás, en la Asociación "Philax", y que la llevó poco tiempo después de su creación a disolverse, emergía nuevamente en puja entre dos grupos: aquellos que sostenían la prioridad de la estructura en el pastor alemán contra los que mantenían la supremacía de la "aptitud para el trabajo". De esta forma, en el joven SV. volvieron a resurgir viejas desavenencias.

Con inteligente visión del problema von Stephanitz sometió a votación la decisión y la misma arrojó un claro triunfo para aquellos que comulgaban con él y su filosofía: que la "aptitud para el trabajo" era lo más importante a tener en cuenta en esta primera etapa.

El canciller Bismarck había unificado recientemente a los pueblos de habla alemana por la fuerza de las armas. La monarquía de Hohenzollern ejercía un influjo creciente bajo el dominio de la Prusia Imperialista. El militarismo era el factor fundamental de movimiento en la política alemana. Para la gran masa del pueblo alemán, el uniforme se había convertido en la insignia de la autoridad.

Así Max von Stephanitz, se erigió en la voz de autoridad del SV. Los criadores de perros pastores obedecían sin rechistar sus órdenes dictatoriales en lo referido a crianza. El Club se convirtió así en la mano que guiaba la crianza y esa mano era una extensión de la voluntad de su Presidente: von Stephanitz. Era juez, experto en la cría e inspector de la raza y, bajo su inflexible conducción, el Club se convirtió en el mayor para la cría de perros en Alemania.

     
     

     

Von Stephanitz había encontrado en "Horand" el perro deseado para fijar las características específicas de la raza. Cuando lo describía lo hacía utilizando, con toda admiración, las siguientes palabras:

«Horand encarnó para los apasionados de aquellos tiempos la realización de los sueños mas ambiciosos. Era grande respecto a los perros de aquellos años, entre 60 y 61 cm., la osamenta era fuerte, la construcción armoniosa y la cabeza notablemente expresiva. De constitución limpia y vigorosa, era un perro todo nervio. Su carácter correspondía a sus cualidades exteriores: maravilloso por su obediente fidelidad a su amo y, por encima de todo, con la naturaleza honesta de un caballero unida a una poderosa voluntad de vivir. Aunque no se le entrenó cuando era un cachorro, era atento, obediente a cada señal de su amo, pero si se le dejaba actuar por su cuenta era el peor de los truhanes, el más salvaje de los cazadores furtivos y un incorregible buscabroncas. Nunca fatigado, siempre dispuesto a correr, bien dispuesto hacia los extraños inofensivos, nunca sometido, los niños le alegraban y... siempre estaba enamorado. ¿Que hubiera podido conseguirse de un perro semejante si, en aquel entonces, hubiéramos tenido un servicio de entrenamiento militar o policial?. Sus defectos eran los típicos de fallos en la crianza, nunca a su casta. Cuando alguien se ocupaba de él era feliz y se convertía en el más tratable de los perros.»

Se comenzó un proceso de selección utilizando, en los distintos cruces que hizo "Horand", hembras provenientes de toda la geografía alemana, von Stephanitz buscó en especial las que más se aproximasen a su tipo, cruzando estos animales y cuidándolos como si de verdaderos tesoros se tratara.

Von Stephanitz se marcó un programa de cruces endogámicos, entre parientes muy cercanos, algo necesario en este tiempo porque a pesar de conllevar riesgos también fijaba las virtudes y cualidades a perpetuar a través de la selección de los ejemplares más relevantes de cada camada.

Una de las hembras, "Freya von Grafraht", registrada en el Libro de Orígenes con el SZ. nº 7, fue fecundada por "Horand" en cuatro ocasiones en el periodo de tres años.

(continuará)